Buscar

Marco conceptual

La complejidad de la problemática social colombiana que conjuga la pobreza y la inequidad, con los efectos devastadores de la pandemia que azotó al mundo y un conflicto armado en medio de la población civil, causantes de una de las peores tragedias humanitarias de la historia nacional reciente como ha sido el desplazamiento forzado de más de 4 millones de personas, las sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario, la delincuencia común, el tráfico de drogas, armas y el blanqueo de dineros, la corrupción, la debilidad de la justicia, entre otras problemáticas que afectan severamente a millones de personas, han definido a Colombia como uno de los más desafiantes escenarios para la intervención social en el mundo.

Paradójicamente, Colombia muestra indicadores de desarrollo económico que la han hecho calificar por el Banco Mundial como un país de renta media alta y que le han permitido ingresar al OCDE, situación que ha puesto a Colombia en una posición dual frente a la Cooperación Internacional: como receptor por las razones ya expuestas y también como oferente; Colombia tiene mucho para aportarle al progreso de otros países, incluso del norte, a partir de su conocimiento, experiencia y buenas prácticas forjadas por años en los fuegos de la violencia, el desplazamiento forzado, los desastres naturales, las violaciones a los Derechos Humanos y la pobreza, pero también en la iniciativa, creatividad, compromiso, solidaridad y vocación de servicio de su población.

Tradicionalmente la cooperación internacional ha tenido un fuerte énfasis hacia la promoción del desarrollo y la lucha contra la pobreza, sin embargo los escenarios de cooperación se han ampliado hacia la búsqueda de soluciones a problemas que trascienden las fronteras de los países como el cambio climático, el tráfico de drogas, la trata de personas, las violaciones a los Derechos Humanos, el terrorismo, entre otros, que instan a profundizar los vínculos de cooperación no solo Norte Sur, sino Sur – Sur, Sur – Norte, Triangular, Circular, Regional e Intraregional.

De igual forma la cooperación ha involucrado nuevos actores trascendiendo a los tradicionales acuerdos gobierno a gobierno caracterizados por su centralismo, dando paso a la participación de los gobiernos locales a través de la cooperación descentralizada y la posibilidad que los alcaldes del mundo puedan cooperar entre sí en función de la solución a problemáticas comunes, que amplían la participación a las OSC y las ONG, las empresas privadas a través de sus programas de responsabilidad social y las Universidades en sus funciones sustantivas de educación, investigación, proyección social e internacionalización.

La necesaria actuación multisectorial y multiactor para el abordaje integral del desarrollo territorial, pone sobre la mesa la opción de las alianzas estratégicas y los consorcios con fines sociales, siendo este un desafiante reto para la sociedad colombiana, factores todos que justifican la realización del VI CONGRESO COLOMBIANO DE COOPERACION INTERNACIONAL.