Buscar

ACTIVOS INTANGIBLES ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO Y EL TRABAJO DE LAS ONGs

La aparición de las computadoras y su uso en la sociedad paulatinamente llevó a la incorporación masiva de las tecnologías de la información y comunicación a la actividad económica. Lo anterior sumado a el cambio en los patrones de consumo en las familias derivado de la penetración del internet en la cultura de la sociedad, sentaron las bases de un importante proceso de transformación económica dando origen a la denominada Economía del Conocimiento.

La Economía del Conocimiento se basa en la idea de que la información y el conocimiento son los principales recursos económicos y generadores de valor. En esta categoría, el énfasis está en la producción, distribución y utilización del conocimiento como motor de crecimiento. Las organizaciones y los países que se centran en la Economía del Conocimiento fomentan la investigación, la innovación, el desarrollo tecnológico y la formación continua de sus recursos humanos.

En la Economía del Conocimiento, la competitividad se basa en la capacidad de generar y aplicar ideas creativas, soluciones innovadoras y tecnologías avanzadas. Las industrias y sectores que se desarrollan en este entorno incluyen la tecnología de la información, la biotecnología, la inteligencia artificial, la nanotecnología y otras disciplinas de vanguardia. La Economía del Conocimiento impulsa el crecimiento económico sostenible y fomenta la creación de empleos altamente calificados.

La Economía del Conocimiento ha conllevado a la aparición y el desarrollo de los denominados Servicios Basados en Conocimiento.

Los Servicios Basados en el Conocimiento (SBC, por sus siglas) se refieren a actividades económicas que se centran en la prestación de servicios que requieren un alto nivel de conocimiento especializado. Estos servicios se basan en la experiencia, las habilidades técnicas y el talento humano. Algunos ejemplos de servicios basados en el conocimiento incluyen consultoría empresarial, servicios financieros, diseño gráfico, desarrollo de software, marketing digital, investigación de mercado y servicios legales, entre otros.

Lo distintivo de los Servicios Basados en el Conocimiento es que se enfocan en la transferencia de conocimientos y habilidades especializadas para resolver problemas complejos y agregar valor a las empresas y los clientes. Estos servicios son altamente demandados en la economía global actual, ya que las organizaciones buscan aprovechar el conocimiento experto externo para complementar sus operaciones internas.

La Economía del conocimiento y los servicios basados en el Conocimiento han hecho posible la identificación de los denominados Activos intangibles. Los activos intangibles son tipos de capital que por su naturaleza son difíciles de identificar y de contabilizar, pero cuya acumulación (como ocurre con los bienes de capital más comunes o físicos) implica mayor capacidad productiva el día de mañana. Otra forma de definirlos toma en cuenta que son aquellos recursos que no tienen una forma física pero que tienen valor para una organización. Algunas formas en las que las ONGs pueden estar relacionadas con los activos intangibles son:

  • Reputación y Marca: La reputación es un activo intangible crucial para las ONGs. La percepción positiva de la comunidad y los donantes puede tener un gran impacto en la capacidad de la ONG para recaudar fondos y llevar a cabo su misión. Mantener una marca sólida y una reputación ética puede ser esencial para ganarse la confianza del público y atraer el apoyo.

 

  • Relaciones y Redes: Las ONGs a menudo trabajan en colaboración con otras organizaciones, gobiernos y empresas. Las relaciones sólidas y las redes de contactos pueden ser activos intangibles valiosos. Estas conexiones pueden permitir a las ONGs acceder a recursos, información y oportunidades que de otro modo podrían ser difíciles de obtener.

 

  • Conocimiento y Experiencia: La experiencia acumulada a lo largo de los años es un activo intangible importante para las ONGs. El conocimiento especializado en áreas como derechos humanos, salud, educación, medio ambiente, etc., puede permitir a una ONG ser más efectiva en sus esfuerzos y tener un impacto duradero.

 

  • Voluntarios y Personal Capacitado: El personal y los voluntarios de una ONG aportan sus habilidades, conocimientos y tiempo para apoyar la causa de la organización. La dedicación de estas personas puede considerarse un activo intangible que contribuye directamente al éxito de la ONG.

 

  • Credibilidad y Transparencia: La credibilidad y la transparencia son activos intangibles fundamentales para las ONGs. La forma en que una organización demuestra su compromiso con la ética, la rendición de cuentas y la utilización responsable de los recursos puede influir en la confianza de los donantes y la comunidad en general.

 

  • Impacto Social: El impacto positivo que una ONG tiene en la sociedad es un activo intangible en sí mismo. La mejora de las condiciones de vida, la promoción de los derechos humanos y la contribución al bienestar general son resultados intangibles pero invaluables.

 

  • Innovación y Adaptabilidad: Las ONGs a menudo deben ser innovadoras y adaptables para abordar problemas cambiantes y emergentes. La capacidad de una organización para evolucionar y encontrar soluciones creativas puede ser un activo intangible que le permita mantenerse relevante y efectiva con el tiempo.

 

En resumen, los activos intangibles desempeñan un papel crucial en el trabajo de las ONGs al influir en su capacidad para recaudar fondos, colaborar con otros, generar impacto y mantener la confianza del público.

Este será uno de los temas a desarrollar en la agenda del VI Congreso Colombiano de Cooperación Internacional.

La Gestión del Conocimiento entorno al trabajo realizado por las ONGs es un elemento fundamental en el desarrollo de los denominados activos intangibles de las ONGs